aplicaciones windows chromebook

CodeWeavers es una firma que desde 1996 ofrece soluciones de software para ejecutar aplicaciones de Windows en Mac y Linux, desde productivas aplicaciones como Microsoft Office hasta juegos como World of Warcraft. Incluso, CodeWeavers CrossOver, su producto estrella, ha llegado al mundo Android pudiendo trasladar dicho software también a los móviles, esto es, poder correr programas de Windows en tablets y teléfonos Android.

En fin, este último camino es el que ha permitido a la gente de CodeWeavers el intentar superar el siguiente nivel: ejecutar aplicaciones y juegos de Windows en Chromebooks. Para ello, han aprovechado la reciente compatibilidad del sistema operativo de los Chromebook, Chrome OS, el cual desde hace tiempo ejecuta aplicaciones para Android -muy pronto, toda la Play Store-, con lo que se intentó instalar CrossOver para Android dentro de un Chromebook Intel, y desde él, instalar Steam y probar algunos juegos. Por sorpresa, funcionó bastante bien.

¿Qué es bastante bien? Además de poder iniciar las aplicaciones, conseguir ejecutar DirectX 9 y poder habilitar el soporte del teclado, mouse y el sonido, por ejemplo, de los juegos lanzados dentro de Steam (LIMBO fue el primero en prueba). Claro, aún falta mucho para garantizar más compatibilidades y estabilidad, pero el proyecto ya ha iniciado y muy pronto podría ofrecerse al público, mientras, se solicita la ayuda de testers para cuando se lancen las primeras versiones de prueba.

Así luce en video el experimento:

Más información: Blog oficial de CodeWeavers


Texto escrito en wwwhatsnew.com

Patrocinan WWWhatsnew: Vuelos Baratos y Acrelia News

linux vs windows

GNU/Linux es un sistema operativo maravilloso (decir únicamente “Linux” es referirnos únicamente al núcleo). Líder en muchos ámbitos, no es desconocido a nuestros ojos pero sigue sin despegar. Muchos años serán “el año de Linux en el escritorio” pero ninguno acaba de serlo. Y os queremos presentar cinco aspectos en los que Linux nos parece mejor que Windows.

Es libre

La principal ventaja que tienen muchos sistemas operativos basados en Linux es que es software libre y de código abierto. Eso significa, en la práctica, que todos pueden acceder al código fuente del sistema operativo, revisarlo y contribuir a su desarrollo.

Además, el hecho de ser libre suele implicar que es totalmente gratis, por lo que podríamos descargarlo e instalarlo en nuestro ordenador sin necesidad de adquirir ninguna licencia. Aunque esto no tiene por qué ser siempre así.

El concepto de software libre es algo más complejo. Richard Stallman lo explica bastante bien en su libro “Software libre para una sociedad libre, que también podéis leer, descargar e imprimir gratis desde la Web de GNU.

Es abierto

Podemos tocar, ajustar y tunear Linux hasta niveles insospechados. Desde elegir el entorno de escritorio que queremos utilizar (y hay varias decenas listos para instalar y estrenar) hasta ajustar detalles como el script de inicio de sesión o el gestor de arranque, todo es tan sencillo como tener algo de maña con una terminal y modificar ficheros de configuración que se encuentran esparcidos por el sistema.

Además, está preparado para funcionar junto a otros sistemas sin mucha complicación. Por ejemplo, si intentamos instalar Linux junto a Windows, automáticamente lo detectará y configurará un menú de arranque para que, cada vez que encendamos el ordenador, elijamos con qué sistema operativo arrancar.

Es (generalmente) más seguro

Hace unos años sucedió que las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos sufrieron el ataque de un virus informático que inmovilizó algunos sistemas tan críticos como el que controla algunos de sus aviones no tripulados, como el Predator. ¿A qué sistema operativo migraron? A uno basado en Linux.

¿Por qué? En general se asume que todo sistema operativo basado en Linux es más seguro que los demás, particularmente si tenemos en cuenta la existencia e integración de sistemas como AppArmor o SELinux, que permiten proteger muy fácilmente ante intentos de ejecución de código remoto. También, para poder “hacer pupa” a un sistema operativo Linux suele ser importante que el programa tenga privilegios de superadministrador, y eso no es algo fácil de conseguir.

Que sea de código abierto también es una garantía extra ante amenazas de seguridad: únicamente gracias a esta característica se descubrióHeartbleed. Tener miles de pares de ojos auditando un código es garantía de que los errores van a ser reportados y, tarde o temprano, reparados.

Está en todos lados

Aunque no lo veamos, Linux realmente está en todas partes. Hay sistemas operativos que usan el núcleo de Linux aunque no lo parezca. Por poner algunos ejemplos de plataformas que usan Linux:

  • Android
  • Chrome OS
  • webOS (en Palm, en algunos dispositivos de HP, y en televisores de LG)
  • Tizen
  • Steam OS

También muchos servidores de Internet funcionan con distribuciones basadas en Linux como CentOS o Debian.

Puede revitalizar tu ordenador antiguo

El núcleo de Linux es extremadamente ligero y, junto con un entorno de escritorio sin demasiada floritura, es capaz de funcionar en ordenadores que tengan más de diez años. Ideal si queremos recuperar ese viejo Pentium III y dejárselo a algún familiar para que haga trabajos del instituto o pueda escribir tranquilamente.

Aunque hay distribuciones como Guadalinex Lite o Lubuntu que facilitan el proceso hasta límites insospechados. Además, es software ligero pero no es software desactualizado, por lo que no tendremos que andar lidiando con vulnerabilidades sin corregir.


Texto escrito en wwwhatsnew.com

Sigue las noticias por twitter.com/wwwhatsnew, Facebook.com/wwwhatsnew o Google Plus.